Cuatro elementos (Recopilación)

Espíritus de tierra

 

” Creced  y levantaos.

 

Alzaos de nuevo  bajo el sol naciente

como lo ha hecho vuestra estirpe

desde el principio de los tiempos.

 

Permaneced de pie como vuestros centenarios ancestros

sujetando las grietas que amenazan

con  partir el mundo en un millón de pedazos.

 

Creced y  fortaleceos

mientras purificáis el aire de las desdichas humanas

que insistentes y destructivas

amenazan con sumirlo todo en la más profunda oscuridad.

 

Surgid y  levantad  los brazos hacia al cielo

mientras oráis por las almas perdidas

que han olvidado su pasado

y renunciado a su futuro.  

 

Naced y volved a crecer

para dar fruto y resguardo

a esta ingrata humanidad

para que así  recuerde lo que ha olvidado,

para que así recuerde lo que es,

  para que así recuerde lo que ha sido,

para que así logre no perder su destino.”

 

Espíritus acuáticos

 

“Fluye el agua con apacible armonía

mientras las sombras agobiantes del mundo se desvanecen

pues sumergida en el frescor de su núcleo todo se evapora 

desapareciendo las cadenas que oprimen mis sentidos.

 

El suave murmullo de su canto se lleva todo,

lo que he sido

lo que soy

y lo que seré

pues nada parece importante 

salvo el correr incesante del agua

que impasible ante las adversidades mundanas sigue su curso

en un círculo eterno.

 

  Y  con el transcurrir del tiempo

siento en su centro murmullos lejanos 

que me resultan a la vez extraños

y a la vez conocidos,

murmullos que me susurran al oído bendiciones y ánimos 

hablándome de secretos  escondidos de tiempos arcanos

  mientras contemplo en el agua

formas etéreas

de seres sagrados.”

 

Espíritus de aire

 

“Corrientes invisibles agitan las antiguas tierras

que conforman el mundo.

 

Unidas convergen

venidas desde lejanos lugares 

dando vida a seres divinos de esencia etérea

que acuden   raudos  desde las cuatro direcciones sagradas,

llevando consigo ruegos susurrados  y palabras guardadas .

 

Del norte  acude un  viento furioso

  que avanzando tumultuoso 

hiela a su paso todo resquicio de vida

conviertiendo  lo que antes resplandecía

en un mar de colores diversos

en un níveo océano más puro y brillante que la luz del sol.

 

Del este viene una suave y cálida brisa

llena de magia y misticismo  que acaricia liviana

las almas perdidas en los reinos más grises de nuestro presente.

Del sur llega un viento tan  ardiente y sofocante

que nubla los sentidos 

invitando a los sueños a hacerse palpables,

engañando a  mentes y corazones extraviados.

 

 Y del oeste se presenta la última corriente

con aire de añoranza  y tintes  del final de algo indefinido

que espera orgulloso de lo acontecido

el fin de lo vivido para dar paso  a lo que está por venir .”

 

Espíritus de fuego

 

“La luz ardiente ilumina la noche tenebrosa devorando las sombras que reinan triunfantes  hasta donde la vista alcanza.

 

 Mientras observo su brillo sus cálidas llamas recorren mis venas recordando mi esencia antaño olvidada.

 

  Y es que el mundo se desvanece y solo existe la llama

que implacable y determinada

se niega a extinguirse consumida por la oscuridad que la rodea

resistiendo  indomable a los avatares de los elementos.

 Y en su incesante parpadeo prende fuego a mi alma

reduciendo su debilidad a cenizas para que  de ellas surja algo nuevo

algo tan  deslúmbrante y salvaje que perdure inquebrantable  indiferente al correr del tiempo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s